Valle angosto a través del cual busca su salida el río Bellós, el cual atraviesa recoletos rincones naturales, encajado en una grandiosa garganta fluvial. Desde lo alto, la vista es impresionante. 

  • Desfiladero de las Cambras: Parte inferior del Cañón de Añisclo que es recorrida por una carretera asfaltada.
  • Cuevas de San Úrbez y de los Moros. La primera, cerca del puente del mismo nombre, compone una oquedad en la pared de Sestrales donde existe una ermita dedicada a este santo que vivió por estas tierras. La cueva de los Moros, junto a los restos del molino de Aso.
  • Bosque de la Ripareta: Masa boscosa de hayas en la confluencia del barranco de la Pardina con el río Bellós. 
  • Refugio de San Vivienda: Tradicional refugio de pastores. Su situación en la parte superior del Cañón de Añisclo permite admirar un soberbio paisaje con el macizo de las Tres Sorores de fondo.